jueves, 3 de febrero de 2011

EPRODUCCION EN LOS PHYCOMYCETES:

EPRODUCCION EN LOS PHYCOMYCETES:

Pueden reproducirse en forma asexual y sexual.

Reproducción asexual:

Si un esporo (del griego: spore, que significa semilla) encuentra un medio favorable, emite un tubo germinativo después que se rompen por gelificación las membranas exo y endospóricas, dicho tubo crece continuamente formando así las hifas, las cuales se entrecruzan y entretejen realizando una trama llamada micelio. De este micelio se forman hifas diferenciadas, cada una de las cuales va a forman un esporangióforo (o sea el tubo que lleva o que sostiene al esporangio) el cual, una vez que ha alcanzado su longitud definitiva se ensancha en su ápice constituyendo el esporangio: en este se acumula la mayor parte del protoplasma y núcleos provistos por la hifa fértil o diferenciada. Entre el esporangióforo y el esporangio se forma un tabique que delimita una formación cilíndrica, esférica, o piriforme llamada columela, cada núcleo que contiene el esporangio se divide varias veces, y cada resto nuclear junto con una porción de protoplasma se rodea de una membrana simple o generalmente doble, formándose así los esporos (esporangiosporos), son esporos internos o endoesporos, por estar encerrados en un esporangio. Una vez maduro el esporangio se rompe de distintas formas según las especies: algunos se rompen como si se disolvieran, otros se rajan dejando salir los esporos por la abertura, y en el Mucor mucedo por ejemplo, se produce una rotura total como si se hubiera lisado dejando un resto en forma de collar adherido a la base de la columela y que se denomina collarete los esporos, al caer al medio favorable, reinician el ciclo asexuado. La diseminación de los esporos es provocada en general por el aire, el agua, los insectos, los pájaros, etc. a causa de estos factores también se produce la diseminación del hongo por pequeños trozos de micelio.

Reproducción sexual:

Los Phycomycetes presentan varios tipos de reproducción sexual, aquí veremos solamente la reproducción sexual isogámica con formación de zigotes inmóviles que caracterizan a la Subclase de los Zygomycetes y la de los Oomycetes (homotálica y heterogámica).

Cuando dos hifas de distinta polaridad de una misma especie de hongos (por ej. Mucor, Rhyzopus, o Absidia) se atraen aproximándose entre sí, cada una de ellas emite un mamelón copulativo que consta de dos partes el suspensor y el gametangio, donde el suspensor cumple la función de sostener al gametangio, siendo éste el elemento de reproducción propiamente dicho. Al ponerse en contacto los gametangios gelifican sus paredes (en el punto de contacto) y al fundirse éstas forman un solo cuerpo reproduciéndose la copulación y originando el comienzo de la formación del zigote, el cual va creciendo y tomando la forma propia de la especie a la cual pertenece, a veces los zigotes están rodeados de hifas protectoras que nacen de los suspensores. Los zigotes poseen gran cantidad de glucógeno y de grasas, estando recubiertos por una gruesa membrana, resisten mucho tiempo en estado de vida latente hasta que por algún medio de diseminación son depositados en un ambiente favorable de humedad y de materias nutritivas: entonces germinan por rotura o gelificación de una porción definida de la membrana naciendo un esporangióforo con su columela, esporangio y esporangiosporos que al madurar caen al medio recomenzando el ciclo asexuado y asegurando la diseminación de la especie. El proceso anterior es pues isogámico (no hay gametos distintos) y heterotálico (hifas distintas).

La reproducción sexual en Oomycetes se caracteriza, a diferencia de la anterior, por llevarse a cabo en un mismo talo (homotálica) por copulación de gametos distintos (heterogámica) contenidos en los gametangios comportándose dichas especies como organismos hermafroditas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada